Con pistolas de agua y pancartas: Así protestaron en Barcelona en contra del turismo masivo

Con pistolas de agua y pancartas: Así protestaron en Barcelona en contra del turismo masivo

Angel David Quintero
Por Angel David Quintero 3 Min de Lectura
3 Min de Lectura
Barcelona

Miles de manifestantes tomaron las calles de Barcelona en una contundente protesta contra el turismo masivo.

Las personas, equipadas con pistolas de agua y pancartas con lemas como «Turistas, vayan a casa» y «Barcelona no se vende», corearon consignas y rociaron a los turistas en  las zonas más populares de la ciudad.

Esta manifestación, organizada por la Assemblea de Barris pel Decreixement Turístic (Asamblea de Barrios por el Decrecimiento Turístico) y más de 100 organizaciones locales, es la última de una serie de protestas contra el turismo masivo en España, que también ha tenido lugar en las Islas Canarias y Mallorca.

LA PROTESTA EN BARCELONA

Los manifestantes denuncian el impacto negativo del turismo masivo en el costo y la calidad de vida de los residentes locales.

Si bien el turismo impulsa la economía local y beneficia a las empresas de hostelería, también genera problemas como el aumento del ruido, la contaminación, el tráfico, la presión sobre los recursos y la disminución de la calidad de vida de los residentes, reportó CNN.

La Assemblea de Barris pel Decreixement Turístic ha presentado 13 propuestas para reducir el número de visitantes y transformar el modelo turístico de la ciudad.

Entre estas propuestas se encuentran el cierre de terminales de cruceros, una mayor regulación de los alojamientos turísticos y el fin del gasto público en promoción turística.

LEA TAMBIÉN: «QUE EL SUEÑO DE VOLVER SE NOS CUMPLA»: VENEZOLANOS TOMARON CALLES DE COLOMBIA PARA APOYAR A EDMUNDO GONZÁLEZ

El alcalde de Barcelona, Jaume Collboni, respondió a las preocupaciones anunciando medidas como el aumento de la tasa turística nocturna y la limitación del número de pasajeros de cruceros.<

También anunció el fin del alquiler de apartamentos para turistas en 2028, con el objetivo de hacer la vivienda más asequible para los residentes.

Compartir este artículo